Ya sabéis que una de las peores cosas que nos puede pasar es que un apocalipsis zombie nos pille en la calle, en un lugar poco seguro, lejos de nuestra casa, pero, ¿qué podemos hacer si ocurre mientras vamos en un medio de transporte?

La primera acción que se nos viene a la mente es simplemente sentarnos a llorar y esperar que nos coman, pero no es lo único que podemos hacer.

[TUIT]Sentarse a llorar no es lo único que podemos hacer si el apocalipsis zombie nos pilla en el metro [tuit]

Como en cualquier acontecimiento similar, lo primero que hay que hacer es valorar la situación, teniendo en cuenta que, si no somos rápidos evaluando, podemos acabar convertidos en zombies. Esta valoración suele incluir aspectos como, por ejemplo:

  • Posibles armas o utensilios que podamos utilizar para defendernos.
  • Cantidad de zombies.
  • Posibles salidas o vías de escape.
  • Cantidad y dificultad de obstáculos hacía esas vías.
  • Posibles vías de entrada de nuevos zombies.
  • Posibles lugares seguros.
  • Volumen de zombies fuera del medio de transporte.

Muchas de estas consideraciones dependerán del medio de transporte en el que nos encontremos, cada uno tendrá sus diferentes opciones.

Si por ejemplo estamos en un autobús, la cosa está complicada, ya que todos los pasajeros estamos en el mismo habitáculo, lo que hace que la rapidez con la que se produce el contagio y conversión en zombie conviertan ese lugar en un infierno sobre ruedas.

En este caso lo que tenemos que tener en cuenta es la cantidad de zombies dentro, mientras haya más vivos que zombies, una buena opción es intentar eliminar esos zombies y permanecer en el autobús como lugar seguro, al menos durante un tiempo.

Si hay más zombies que vivos una buena opción, (que dependerá del número de zombies fuera del autobús), es salir e intentar huir de ahí, pero lo dicho, si hay mucho zombie en el bus, y mucho zombie fuera, si no conseguimos acceder al techo, solamente nos queda sentarnos a llorar.

Si el medio de transporte es algo más grande, algo con vagones, un metro o un tren, aquí las posibilidades cambian ya que podemos encontrar algún tipo de arma entre las pertenencias de los viajeros, pero además podemos encontrar refugio en los cuartos de baño, armarios u otros compartimentos que podamos encontrar.

Lo ideal sería limpiar uno o varios vagones con la intención de fortificarlos para sobrevivir.

La mayor dificultad en este medio de transporte es acceder a la cabina del conductor, que, si no es un zombie bien, pero si se ha convertido la posibilidad de descarrilar aumenta y es otro peligro a tener en cuenta.

Si nos pilla en un recorrido en el exterior podemos hacer como cuando estamos en el caso de un autobús, salir e intentar sobrevivir, si estamos en un túnel o en el metro, yo me pensaría salir del tren, ya que la oscuridad es mejor aliada de los zombies que nuestra.

Si estamos en un avión, dependeremos mucho del estado del piloto, pero esta es otra situación de llorar, ya que la velocidad de propagación puede hacer que no tengamos tiempo de escondernos, y en un avión salvo los baños, compartimentos de carga, los de la tripulación y los conductos de mantenimiento no hay demasiado sitio para esconderse, y hay que recordar que no todos vamos a ser capaces de sobrevivir cuando el avión se estrelle.

Si estamos en un barco, un ferry o similar, dependerá mucho del tamaño de la embarcación, en algo no demasiado grande puede ser muy rentable intentar desalojar el barco de zombies y quedarnos en el banco, aunque recordad lo que comentaba en este artículo, si es algo más parecido al barco de vacaciones en el mar, lo que hay que hacer es intentar buscar un bote salvavidas y salir de ahí lo antes posible.

En resumen, dentro de lo malo que es que te pille un apocalipsis zombie en la calle, es todavía peor si estas en un medio de transporte rodeado de gente, pero como lamentablemente no vamos a poder elegir dónde vamos a estar, lo mejor es estar preparados para cualquier cosa, #porsiloszombies