Durante este año habéis podido leer la mayoría de consejos orientados a evitar una serie de lugares potencialmente peligrosos durante las primeras horas de un apocalipsis zombie y no podía faltar el consejo antes de que os encontréis con zombies en nochevieja, como siempre orientados a evitar lugares con demasiada gente, o de difícil escapatoria.

En general casi todo lo que pasa el día 31 de diciembre es potencialmente peligroso, por ejemplo:

  • Durante la mañana todo el mundo corriendo de un lado para otro como pollo sin cabeza para ultimar las compras.
  • Las visitas a familiares como si no fuéramos a verlos hasta el año que viene, (literalmente es verdad, pero no se va a morir nadie si no le saludas hasta el jueves o el viernes de esta semana)
  • La San Silvestre Vallecana, donde se juntan más de 30.000 personas para correr por Madrid antes de despedir el año. (correr es una actividad recomendable por si los zombies, pero, ¿es necesario hacerlo en grupo?)
  • Las campanadas en la Puerta del Sol, más de 20.000 personas mirando al reloj, sin estar pendiente de sus 6 y posiblemente más bebidos de la cuenta.
  • Fiestas, cotillones, macro-celebraciones de nochevieja con cientos de personas en lugares cerrados, la música a tope y con alguna copia de más.

Todas estas situaciones, (y las similares que me haya dejado), son peligrosas por la cantidad de gente que se congrega y en muchas ocasiones por el lugar donde se realizan.

Imaginad por ejemplo la puerta del Sol en Madrid, tanta gente con las salidas semibloquedas por los controles policiales, se cuela un zombie o alguien se transforma estando entre la gente. Si no os muerden vais a terminar aplastados.

O por ejemplo otro de los casos las macrofiestas en sitios cerrados con la música que no permita oír los gritos de dolor de alguien que tengas al lado y que acaben de morder.

El ambiente festivo el exceso de alcohol y sobre todo la falta de atención es principalmente lo que puede provocar que te muerdan en una situación de estas y como decía antes que te muerdan o que te aplasten.

Con esto no quiero decir que no salgáis en nochevieja, (bueno en el fondo sí), lo que quiero es que tengáis cuidado que un apocalipsis zombie llega cuando uno menos se lo espera, así que yo me quedaré en casa por si los zombies.

Aunque bien mirado, siempre hablamos de un futuro apocalipsis zombie, pero me gustaría acabar el año con una reflexión. Pensad en las situaciones anteriormente descritas, en las colas para entrar en las macrofiestas, en la gente viendo las campanadas o haciendo las compras de última hora, ¿Creéis que este comportamiento en masa que roza el borreguísimo se diferencia mucho de un mundo postapocaliptico?

Ahí lo dejo y por si no nos vemos antes, feliz 2015

 

 

Print Friendly, PDF & Email