Los comics de “The walking dead” y a su homónima serie (si, por si alguien no lo sabe, the walking dead está basada en un comic), nos han hecho creer que una cárcel es un lugar seguro para sobrevivir a un apocalipsis zombie, y en nuestra opinión nada más lejos de la realidad, y os lo explicamos a continuación.

Una cárcel es un lugar pensado para impedir que los internos escapen, es decir, que si nadie ha abierto las puertas y las personas que están dentro se han infectado, es como meterse en la boca del lobo, la verdad es que una cárcel podría incluirse en la lista que publicamos hace unos días.

Por esta misma razón, al entrar en una cárcel llena de zombies, el esfuerzo necesario para limpiar la zona, y conseguir asentarse en el interior, puede ser una tarea imposible dependiendo de la cantidad de inquilinos que tenga la cárcel.

Como decíamos al principio una cárcel está preparada para impedir que los de dentro salgan, pero impedir que los de fuera entren es otra historia.

Aunque una cárcel también tiene sus cosas buenas como por ejemplo los suministros, es posible que tengan una despensa repleta esperando que vayamos a por ella, y otra cosa positiva es que las cárceles suelen estar fuera de núcleos de población, lo que hace que si conseguimos entrar, limpiarla y asegurar las puertas puede ser un lugar que tarde mucho tiempo en ser atacado.

En resumen, aunque una cárcel tenga sus cosas buenas, no nos parece el mejor sitio para ocultarnos, pero no encontráis ninguno mejor, una cárcel es tan buena como cualquier otro.