Hace unos post hablaba de las habilidades necesarias para sobrevivir a un apocalipsis zombie, y aunque el aprendizaje o mejora de alguna de ellas es complicado, hay otras por las que nos podemos interesar si queremos sobrevivir.

Durante un apocalipsis zombie uno de los principales problemas que vamos a tener va a ser conseguir alimentos, y está claro que una de las mejores soluciones es el autoabastecimiento.

Cuando hablamos de autoabastecimiento, lo primero que se nos viene a la cabeza es tener un huerto ¿verdad? Imaginad que habéis sobrevivido a la primera fase del apocalipsis zombie, y la comida empieza a escasear, casualmente habéis encontrado un asentamiento molón, bien protegido y donde poder aguantar un tiempo, de repente a alguien se le ocurre la idea y dice “Podemos hacer un huerto….”

Hasta aquí todo bien, pero ¿Y ahora qué?, hay que montar un huerto y no tenemos YouTube, y hay que ser sinceros y aceptar que las tareas ajenas a nuestros hobbies o a nuestro trabajo, no sabemos hacerlas si no lo vemos en YouTube.

Pero estamos en un apocalipsis zombie, no hay electricidad, y por supuesto no hay internet, y a saber dónde estará YouTube, en fin que no nos queda más remedio que aventurarnos a crear nuestro primer huerto sin conocimientos sobre el tema.

Estamos a tiempo de solucionar esta situación, y es tan fácil como que tenemos que buscarnos un huerto urbano.

(Por si no lo sabéis un huerto urbano es algo parecido a un huerto, pero en una ciudad, en un jardin, un parque, una azotea, en general en cualquier sitio donde podáis tener tierra, agua y lo que sembréis)

Buscar un huerto urbano cerca de casa además de ser algo que os puede venir bien cuando ocurra un apocalipsis zombie, os va a permitir consumir vuestros propios productos, que seguro que serán de mucha más calidad que los que podéis encontrar en un supermercado, además de estar aprendiendo algo que os puede venir muy bien.

Os dejo el enlace de la red de huertos urbanos de Madrid, pero mientras haya Internet vuestro amigo Google puede ayudaros a encontrar uno cerca de vuestra casa. No lo dejéis mucho tiempo y recordad que las verduras no crecen en las estanterías de los supermercados 😉.