¿Cuántos de nosotros tenemos una profesión que nos resultaría completamente inútil ante un apocalipsis zombie?, no sé si vosotros lo tenéis en mente, pero en mi caso que trabajo en marketing digital, todo el día rodeado de redes sociales, publicidad online, correos electrónicos, llamadas de teléfono etc., tengo muy claro mis habilidades profesionales no me van a servir para sobrevivir a un apocalipsis zombie.

Creo que hay una serie de habilidades básicas que todo superviviente en potencia debería tener, en mayor o menor medida si no quiere ser de los primeros en caer.

  • Buena forma física, esta es indiscutible, si no corres te comen y no hay más vuelta de hoja, pero no es correr por correr, hay que saber correr, tened en cuenta que los zombies no se cansan.
  • Habilidades de supervivencia, nos vendría bien tener nociones de orientación, primeros auxilios,  potabilización de agua, etc. Ahora es cuando uno se da cuenta de lo útil que ha sido ir de pequeño a los Scouts y saber lo que es un ballestrinque, aunque ahora no recordemos exactamente como se hace.
  • Habilidades sociales, está claro que en este aspecto vamos a tener que hacer grande modificaciones, vamos a pasar de vivir en una sociedad en la que te puedes fiar de pocas personas a una en la que no te puedes fiar de nadie, nuestras relaciones con la gente que nos rodea cambiarán, la gente mediocre sacará a la luz su ansias de grandeza erigiéndose lideres totalitarios de cualquier grupo, mientras que habrá gente que actúe de forma más sumisa, o simplemente no actúe porque la situación les sobrepasa, de cualquier forma las relaciones entre personas no serán como las conocemos hasta ahora.
  • Habilidades psicologías, tendremos que desarrollar una capacidad para soportar el estrés desconocida para muchos en la actualidad, y es que por muchos problemas que tengamos ahora, cuando estemos rodeado de zombies lo vamos a ver de otra forma sí o sí.
  • Habilidades para el manejo de “armas”, lo entrecomillo porque ya sabéis la dificultad de encontrar armas en España, así que además de manejarlas deberemos aprender a improvisarlas si queremos sobrevivir.

Además de todas estas habilidades, creo que hay una que tenemos que desarrollar de manera inevitable, tenemos que aprender a ser optimistas, si, como l oís, si estamos en una situación como esta, lo único que nos dará fuerzas para intentar sobrevivir es ser optimistas, porque si no lo somos, no tendremos motivos para levantarnos un día más.

Seguramente me habré dejado alguna habilidad importante, pero si os apetece podéis escribidme en los comentarios y hablamos de ello.

2 respuestas

  1. Tienes razón. Lo mejor es no fiarse de los vivos ya que pueden ser incluso más peligrosos que los zombies. Lo mejor es ir por libre y no inmiscuirse en grupos grandes. Como mucho en un grupo reducido de vivos que sean muy parecidos a ti, sin ansias de liderar ni mangonear. Así habrá más posibilidades a la hora de conseguir y repartir el escaso alimento. Donde yo vivo, cada año se hace una especie de maratón, coincidiendo con el día de los difuntos, en el que los participantes tenemos que correr y no dejarnos morder por cientos de pseudozombies. Si te tocan o te muerden pasas a ser uno de ellos y tendrás que joder a otro corredor. A mí me sirve de entrenamiento y de diversión. Pero cuando llegue el apocalipsis zombie (que llegará), me temo que no será tan divertido. En cuanto a las armas, es verdad que en España lo tenemos jodido y no solo en cuanto a las armas porque la munición es incluso más complicado de conseguir que la propia arma. Así que cuando te veas en ese contexto has de saber que aunque vayas a una de las mejores armerías, lo más que vas a encontrar son cartuchos de caza para pájaros y conejos y con suerte munición cal 22 LR de ignición periférica para practicar el tiro al blanco. Mejor vete primero a un supermercado y llévate todas las latas de sardinas que puedas.

Responder a Esteban Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *