Es muy frecuente que casi todos los días nos encontremos con algún post o alguna frase inspiradora del coach de turno en la que se nos anima a salir de la zona de confort.

Podemos resumir la explicación de zona de confort como una zona metafórica en la que nos encontramos cuando dominamos el entorno, lo que nos rodea nos resulta conocido y cómodo.

Por algún motivo cada vez hay más gente que se dedica a animar al resto a salir de la zona de confort, se consideran inconformistas, (yo los llamaría inadaptados), y su discurso se basa en las cantidad de cosas buenas que nos podemos encontrar fuera de la zona de confort.

Por no extenderme más lo explican mucho mejor en este vídeo.

Es cierto que hay ocasiones en las que es recomendable o en las que merece la pena salir de la zona de confort, pero hay otras situaciones en las que no.

Hoy me toca hablar de una de esas veces en las que no es tan positivo, un apocalipsis zombie. Imaginad que vuestra zona de confort es un refugio con provisiones, seguridad gente en la que podéis confiar y energía suficiente para una larga temporada y que fuera en la zona de pánico, (nunca mejor dicho), lo único que hay son cientos o miles de zombies, ¿Merece la pena salir de la zona de confort?, claramente no. Ya sabéis que en esto suelo ser muy conservador, solamente me interesa conservar la vida.

 

Si rebuscáis por Google encontrareis miles de frases motivadoras que nos animan a salir de la zona de confort, pero ninguna de ellas aplicable a lo que nos ocupa, salir de nuestra zona de confort durante un apocalipsis zombie implica salir a un mundo plagado de zombies y de “personas” sin valores o moral que nos pueden causar más  dolores de cabeza que los propios zombies.

Pero seguramente estaréis pensando que hay que salir a por comida, medicamentos, agua etc. Eso es verdad, pero cuando llega el momento de salir por uno de estos motivos seguramente lo que llamabais zona de confort haya dejado de serlo, (por esa falta de recursos) y estaríamos en una situación distinta.

Espero con esto haber dejado claro que no siempre es bueno salir de nuestra zona de confort, aunque luego vosotros haced lo que queráis, pero si salís de vuestra zona de control antes de tiempo quizá os vea convertidos en zombies…o no.