Desde hace un tiempo parece que la palabra que más de moda está es resiliencia, una palabra que parece que está mal escrita o de la que algunos hasta hace poco no conocíamos su significado.

En resumen (muy resumido) la resiliencia es la capacidad que tenemos para superar circunstancias traumáticas, y es algo que nos viene al pelo porque ¿Hay algo más traumático que un apocalipsis zombie?

Tenemos clara la respuesta a esta pregunta, no, no hay nada más traumático que un apocalipsis zombie, (bueno alguna cosa del día a día de cada uno puede serlo, por ejemplo, a mí se me ha inundado la casa dos veces en dos meses, pero bueno que me lio…). Entonces, estando de acuerdo en esto, podríamos interpretar que la resiliencia es buena para sobrevivir a un apocalipsis zombie, (o no).

Aunque os he puesto un ejemplo de una situación traumática es cierto que las proporciones de un apocalipsis zombie son algo que, aunque podemos imaginar realmente no vas a saber lo que son hasta que estemos metidos en harina y llegados es posible que nos demos cuenta de que es demasiado tarde para pensar en ser resiliente, (desconozco si se escribe así, por favor, que me disculpen las personas con resiliencia que estén leyendo esto).

Entonces otra cosa sobre la que estamos de acuerdo es que lo mejor es llegar a un apocalipsis zombie siendo muy pero que muy resiliente, y eso al final solamente se consigue con preparación, pero ¿Qué tipo de preparación necesito para sobrevivir a un apocalipsis zombie?, pues hemos visto varias cosas en el blog, como por ejemplo consejos sobre sitios seguros, o sitios inseguros, pero todos estos conocimientos no nos son útiles para afrontar el estrés extremo de un apocalipsis zombie, entonces sería lógico concluir que si no podemos enfrentarnos a una situación similar a la que nos espera no vamos a poder ser resilientes. Pues sí amigos míos, bajo mi opinión como experto en zombies creo que por muchos retos que seamos capaces de afrontar en nuestra vida diaria no vamos a ser capaces de ver como un ser querido intenta comernos y mucho menos vamos a ser capaces de defendernos, lo más normal es que cuando un ser querido nos intente morder nos quedemos impasibles y acabemos siendo uno más de ellos.

La resiliencia durante un apocalipsis zombie la encontraremos o no cuando llegue la situación y dependerá de nuestra capacidad de aislarnos del entorno y analizar de manera objetiva la situación y las posibles salidas, pero sin ser excesivamente negativos ya que lamentablemente todos sabemos que no sobreviviríamos a un apocalipsis zombie.